FANDOM


Estrellas en el Universo Wiki
El wiki sobre (estrellas) . 6 artículos desde (noviemnbre) (2017)

Las estrellas han estado en el universo desde que tenemos memoria, pero alguna vez nos hemos preguntado ¿cómo surgieron estas? O mejor a un ¿Qué tienen de especial? Bueno, Mi trabajo tiene como propósito aclarar estas interrogantes a su vez informando al lector sobre nueva información que puede incluso nunca la hubiera escuchado, como por ejemplo el ciclo de vida de una estrella y las fases que va pasando desde su nacimiento hasta el final cuando se convierte en una supernova o enana negra que también puede ser el caso, hablaremos también un poco de su historia de cómo las civilizaciones antiguas las consideraban y como las utilizaban algunos personas para navegar a través de los mares haciendo mapas y ubicándose con ayudas de ellas otro punto de igual manera interesante es el magnitud del sol comparado con nuestros planetas y consecuente con las demás estrellas  ,por último hablare de cómo se forma una estrella desde la inestabilidad de una nube de moléculas ,un tema muy importante ya que nos hace cuestionarnos a nosotros mismos que tan pequeños somos nosotros en comparación al universo y nos hace reflexionar para bien el cómo existe vida en nuestro planeta en un universo lleno de posibilidades, un tema la verdad muy extenso que intentare resumirlo y usar imágenes para una mejor comprensión, espero que como lector sea de tu agrado este tema.

LAS ESTRELLAS EN EL UNIVERSO   

Las estrellas son masas de gases, principalmente hidrógeno y helio, que emiten luz. Se encuentran a temperaturas muy elevadas. En su interior hay reacciones nucleares.

El Sol es una estrella que tenemos muy, muy cerca. Vemos las demás estrellas como puntos luminosos muy pequeños, y sólo de noche, porque están a enormes distancias de nosotros.

Parecen estar fijas, manteniendo siempre la misma posición relativa en los cielos, año tras año. Pero no es así; en realidad, todas esas estrellas están en rápido movimiento, aunque a distancias tan grandes que sus cambios de posición se perciben sólo a través de los siglos.

El número de estrellas observables a simple vista desde la Tierra se ha calculado en unas 8.000, la mitad en cada hemisferio. Durante la noche no se pueden ver más de 2.000 al mismo tiempo, el resto quedan ocultas por la neblina atmosférica, sobre todo cerca del horizonte, y la pálida luz del cielo.

Los astrónomos han calculado que el número de estrellas de la Vía Láctea, la galaxia a la que pertenece el Sol, asciende a cientos de miles de millones.

Como nuestro Sol, una estrella típica tiene una superficie visible llamada fotosfera, una atmósfera llena de gases calientes y, por encima de ellas, una corona más difusa y una corriente de partículas denominada viento estelar. Las áreas más frías de la fotosfera, que en el Sol se llaman manchas solares, probablemente se encuentren en otras estrellas comunes. Esto se ha podido comprobar en algunas grandes estrellas próximas mediante interferometría.

La estructura interna de las estrellas no se puede observar de forma directa, pero hay estudios que indican corrientes de convección y una densidad y una temperatura que aumentan hasta alcanzar el núcleo, donde tienen lugar reacciones termonucleares.

Las estrellas individuales visibles en el cielo son las que están más cerca del Sistema Solar en la Vía Láctea, nuestra galaxia. La más cercana es Proxima Centauri, uno de los componentes de la estrella triple Alpha Centauri, que está a unos 40 billones de kilómetros de la Tierra.

Se trata de un sistema de tres estrellas situado a 4,3 años luz de la Tierra (Un año luz es una unidad de distancia. Equivale aproximadamente a 9 460 730 472 580,8 km), que sólo es visible desde el hemisferio sur. La más brillante, conocida como "Alpha Centauro A" tiene un brillo real igual al de nuestro Sol.

Alpha Centauri, también llamada Rigil Kentaurus, está en la constelación de Centauro. A simple vista, Alfa Centauro aparece como una única estrella, con una magnitud aparente de -0,3, lo que la convierte en la tercera estrella más brillante del cielo visible desde el hemisferio sur.

Cuando se observa a través de un telescopio se advierte que las dos estrellas más brillantes, Alpha Centauri A y B, tienen magnitudes aparentes de -0,01 y 1,33, giran una alrededor de la otra en un periodo de 80 años.

La estrella más débil, Alpha Centauri C, tiene una magnitud aparente de 11,05 y gira alrededor de sus compañeras durante un periodo aproximado de un millón de años. Alpha Centauri C también recibe el nombre de Proxima Centauri, ya que es la estrella más cercana al Sistema Solar.

Aunque la estrella más conocida, el Sol, existe en solitario, tres de cada cuatro estrellas existen como parte de un sistema binario compuesto por dos estrellas orbitando mutuamente.

Historia

Históricamente, las estrellas han sido importantes para las civilizaciones en todo el mundo. Han sido parte de las prácticas religiosas y se utilizan para la navegación celeste y la orientación. Muchos astrónomos antiguos creían que las estrellas estaban fijadas permanentemente a una esfera celestial y que eran inmutables. Por convención, los astrónomos agrupaban las estrellas en constelaciones y las usaban para rastrear los movimientos de los planetas y la posición inferida del Sol. ​ El movimiento del Sol contra las estrellas de fondo (y el horizonte) fue utilizado para crear calendarios, que podrían ser utilizados para regular las prácticas agrícolas. El calendario gregoriano, a 2016 utilizado casi en todas partes del mundo, es un calendario solar basado en el ángulo del eje de rotación de la Tierra relativo a su estrella local, el Sol.

La carta estelar (mapa de estrellas o plano del cielo nocturno) más antigua con fecha precisa fue el resultado de la antigua astronomía egipcia en 1534 aC. Los primeros catálogos de estrellas conocidos fueron compilados por los antiguos astrónomos babilónicos de Mesopotamia a finales del segundo milenio antes de Cristo, durante el período casita (ca. 1531-1155 aC). ​

Apariencia

Algunas estrellas han sobresalido siempre del resto. Su brillo es un factor de cuanta energía despiden, lo cual se conoce como su luminosidad, y también la distancia a la que se encuentran de la Tierra.

Las estrellas del cielo también pueden parecer de diferentes colores porque sus temperaturas no son iguales. Las estrellas calientes son blancas o azules, mientras que las más frías parecen tener tonos rojos o anaranjados.

Las estrellas pueden tener muchos tamaños, que las clasifican en un rango desde enanas a supergigantes. Los supergigantes pueden tener radios mil veces mayores que el del Sol.

El hidrógeno es la parte fundamental de las estrellas. El gas circula por el espacio en nubes de polvo cósmico llamadas nebulosas. Con el tiempo, la gravedad hace que las nubes se condensen y se colapsen. A medida que se hacen más pequeñas, las nubes giran más rápido en espiral debido a la conservación del momento angular, el mismo principio que hace que una patinadora gire a mayor velocidad cuando acerca sus brazos al pecho.

La acumulación de la presión provoca un aumento de la temperatura en el interior de una estrella naciente, y la fusión nuclear comienza cuando la temperatura del núcleo de una estrella joven en desarrollo alcanza los 27 millones de grados Fahrenheit (15 millones de grados Celsius).

Ciclo de vida

Las estrellas jóvenes se llaman en esta fase protoestrellas. A medida que se desarrollan acumulan masa de las nubes que las rodean y crecen en lo que se denomina estrella en la secuencia principal. Las estrellas en secuencia principal, como el Sol, existen en un estado de fusión nuclear durante el cual emitirán energía durante miles de millones de años, mientras convierten el hidrógeno a helio.

Las estrellas evolucionan durante miles de millones de años. Cuando finaliza su fase de secuencia principal pasan a través de otros estados de existencia en función de su tamaño y otras características. Cuanto mayor sea la masa de una estrella, menor será su intervalo de vida.

A medida que las estrellas avanzan hacia el final de sus vidas, gran parte de su hidrógeno se ha convertido en helio. El helio se hunde en el núcleo de la estrella aumentando su temperatura y provocando la expansión de su capa exterior. Estas estrellas grandes e hinchadas se conocen como gigantes rojas.

La fase de gigante roja es realmente un preludio en el que la estrella se libera de las capas más externas y se convierte en un cuerpo pequeño y denso denominado enana blanca. Las enanas blancas se enfrían durante miles de millones de años, hasta que finalmente se apagan y dejan de producir energía. En este punto, el cual los científicos no han podido observar aún, estas estrellas pasan a ser conocidas como enanas negras.

Tan sólo unas pocas estrellas evitan este camino evolutivo y en su lugar surgen mediante una fuerte detonación como supernovas. Estas violentas explosiones dejan tras de sí un pequeño núcleo que puede convertirse en una estrella de neutrones, o incluso, si el remanente es lo suficientemente amplio, en un agujero negro.

Formación

La formación de una estrella comienza con inestabilidad gravitacional dentro de una nube molecular, causada por regiones de mayor densidad muchas veces desencadenada por la compresión de las nubes por radiación de estrellas masivas, por la expansión de burbujas en el medio interestelar, por la colisión de diferentes nubes moleculares o por la colisión de galaxias (como en una galaxia con brote estelar).​ Cuando una región alcanza una densidad suficiente de materia para satisfacer los criterios de la inestabilidad de Jeans, comienza a colapsarse bajo su propia fuerza gravitatoria.

A medida que colapsa la nube, los conglomerados individuales de polvo denso y gas forman "Glóbulo de Bok". Cuando este colapsa y aumenta la densidad, la energía gravitacional se convierte en calor y aumenta la temperatura. Cuando la nube protoestelar ha alcanzado aproximadamente la condición estable del equilibrio hidrostático se forma un proto estrella en el núcleo.

Las pirámides de Egipto y México con la constelación de orión

La constelación de Orión es un patrón que se repite en monumentos en todo el mundo antiguo, desde Egipto hasta México. Esta constelación ha sido el centro de los cielos para nuestros antepasados, pero ¿por qué Orión era tan importante para las civilizaciones antiguas? ¿Por qué monumentos como las pirámides de Egipto fueron construidas de tal manera que imitaran los cielos?

La ciudad entera de Teotihuacán parece estar alineada astronómicamente. Está alineada de 15 a 25 grados al este de norte verdadero, y la pared frontal de la Pirámide del Sol está exactamente perpendicular al punto en el horizonte donde se pone el sol en los equinoccios. El resto de los edificios ceremoniales fueron trazados en ángulos rectos a la pirámide del sol.

Orión es visible en el cielo desde noviembre hasta febrero. Podrás ver a Orión al sudoeste del cielo si estás en el hemisferio norte o al noroeste cielo si estás en el hemisferio sur. Se ve mejor entre los grados de las latitudes 85 y – 75. La ascensión recta es de 5 horas, y su declinación es de 5 grados. Alnilam, Mintaka, y Alnitak, que forman el cinturón de Orión, son las más importantes estrellas en esta constelación. Betelgeuse, la segunda estrella más brillante de Orión, establece el hombro derecho del cazador. Bellatrix sirve de hombro izquierdo de Orión.

Según la mitología egipcia, los dioses descendieron del cinturón de Orión y Sirius, la estrella más brillante en el cielo. La antigua civilización egipcia creía firmemente que entidades bajo la forma de seres humanos descendieron de Sirio y Orión, se trataba de Osiris e Isis, quienes se relacionaron con la raza humana.

Edad de las estrellas

La mayoría de las estrellas tienen entre 1 mil millones y 10 mil millones de años de antigüedad. Algunas estrellas pueden incluso estar cerca de los 13.800 millones de años, la edad observada del universo. La estrella más antigua aún descubierta, HD 140283, apodada estrella de Methuselah, tiene una edad estimada de 14,46 ± 0,8 billones de años. ​ (Debido a la incertidumbre en el valor, esta edad para la estrella no entra en conflicto con la edad del Universo, determinada por el satélite Planck como 13.799 ± 0.021). ​

Cuanto más masiva es la estrella, más corta es su vida útil, principalmente porque las estrellas masivas tienen una mayor presión sobre sus núcleos, haciendo que quemen el hidrógeno más rápidamente. Las estrellas más masivas duran un promedio de unos pocos millones de años, mientras que las estrellas de masa mínima (enanas rojas) queman su combustible muy lentamente y pueden durar decenas a cientos de miles de millones de años.


Actividad reciente

Colabora con este wiki

Para escribir un artículo, ingresa el título en la caja de abajo.

¿No estás seguro por dónde comenzar?

Las imágenes y videos son una gran manera de atraer lectores a tu wiki. Encuentra videos sobre tu tema en la videoteca de Fandom.

La luz